YO SOY GAMARRA
PROGRAMAS SOCIALES

 

Mincetur promoverá negocios en Gamarra


Abrirá oficinas para facilitar exportación de confeccionistas, afirma ministra Mercedes Aráoz
El Ministerio de Comercio Exterior (Mincetur) anunció la apertura de varias oficinas en el emporio comercial de Gamarra para promover la exportación de la producción de las pequeñas empresas y convertir esta zona en un 'cluster' de confeccionistas.
La ministra Mercedes Aráoz informó que en esta zona están presentes 17.000 microempresas y pequeñas empresas que generan ventas anuales por US$800 millones, dan empleo a 60.000 personas y aportan al fisco US$144 millones.
La funcionaria sostuvo que este es el primer paso para un programa llamado Gamarra Exportadora, que será lanzado en breve por el Estado en alianza estratégica con Prom-Perú y con la participación de los empresarios del bloque comercial. Con esta herramienta, informó Aráoz, se brindará asistencia técnica e información sobre mercados de destino para facilitar la exportación.
Según el Mincetur, actualmente solo 3% de las mypes de Gamarra dirigen su producción al exterior. En cifras, son solo 500. Un 33% de estas empresas dirige sus ventas a Ecuador, 17% tanto a Venezuela como a Chile y 10% a Estados Unidos. "El talento, el esfuerzo, la creatividad y la capacidad para asumir retos son los activos más importantes de Gamarra", sostuvo la ministra.
Mercedes Aráoz participó ayer en una visita guiada a las galerías del emporio limeño con representantes del Centro de Investigación Tecnológica de Gamarra (Citega).

MINCETUR ANUNCIA QUE ABRIRÁ OFICINAS EN EMPORIO GAMARRA


La ministra de Comercio Exterior y Turismo, Mercedes Aráoz, anunció que su despacho inaugurará próximamente oficinas en Gamarra para impulsar el desarrollo exportador de este emporio textil y se convierta en un "cluster" de confecciones de clase mundial.
"Gamarra es el conglomerado de confecciones textiles más grande del Perú. Sus 17.000 MYPES generan ventas anuales por más de US$ 800 millones, tributos al fisco por US$144 millones y empleo para 60 mil personas. Pero sólo el 3% de estas MYPES (500) realiza ventas orientadas al exterior", indicó.
Aráoz precisó que estas cifras motivan al Mincetur a trabajar más cerca con este importante centro textil. "No lo podemos hacer solos, por lo que vamos a trabajar con los propios productores para cambiar esta realidad", agregó.
Explicó que las oficinas que el Mincetur abrirá en el emporio textil, son parte del Programa Gamarra Exportadora, que lanzarán en breve en alianza estratégica con Promperú.

"Este programa facilitará la asistencia técnica, así como la información de los mercados de destino, para las miles de micro y pequeñas empresas gamarrinas", agregó.

En la actualidad, de las empresas que operan en la zona de Gamarra y que destinan sus productos al exterior, el 33% dirige sus ventas a Ecuador, 17% a Venezuela, 17% a Chile y 10% a Estados Unidos.

Gamarra Shopping Megacenter

Gamarra ya no volverá a ser Gamarra tras aquella madrugada del miércoles 24 de octubre. Amaneció ente gallos y medianoche y acordonada de centenares de policías, quienes cumplían su chamba de resguardar la zona, ante la madrugadora mirada de un juez y un fiscal.
Los vendedores ambulantes y los "jaladores" están con las horas contadas y tiemblan de miedo porque Navidad y Fin de Año están a la vuelta de la esquina y ellos ya no estarán para ese entonces.
Lo que más llamó la atención fue no ver las caravanas de personas que brillaron por su ausencia y las céntricas calles que hasta antier lucían pobladas, ahora están despobladas. Aún sigue en vigencia la norma que dispone cerrar Gamarra por 48 horas para reordenarla.
Esta medida municipal no desató una batalla campal, como sucedió hace unos meses en el mercado de Santa Anita; al contrario, todo fue tranquilo, sólo algunas palabras de grueso calibre por parte de los comerciantes que llegaron como todos los días a iniciar su jornada diaria, pero se dieron con la sorpresa de que le habían dado "asueto" por dos días, sin previa notificación. Solo los agentes del orden y los limpiadores municipales se dejan ver y son los únicos que laboran a lo largo de Gamarra, que hasta el miércoles estaba superpoblada de vendedores.
Después de esas 48 horas -que se cumple este viernes a la medianoche-, Gamarra dejará de ser el "patito feo" para ser un cisne cuello blanco (si es que antes no sucedió esa transformación). “Gamarra será otra y tendrá nuevo rostro”, según dijo derrochando optimismo el alcalde de la Victoria, Alberto Sánchez. “Ver para creer”, replicaron los hombre de poca fe.
Y es que Gamarra aspirará, en este segundo relanzamiento, a ser uno de los bulevares más modernos del Perú, al estilo Jockey Plaza o porque no, ser el próximo Asia, pero con vista al mal.
Gamarra hace buen tiempo que dejó de oler a pueblo joven y a asentamiento humano, hoy emana "charm" y destila "caché" sin olvidar nunca su esencia de "cholo soy y no me compadezcas". Hoy los limeños (y no limeños) más "nice" y "cool" encuentran en esta zona comercial lo que buscan. Nadie niega que compran allí sus prendas y le añaden "a mucha honra". Incluso te recomiendan a ir de "shopping" con tu “Gamarra Card” o si quieres puedes pagar al cash.

Los modistas más ranqueados, los famosos de la tele, los desconocidos también, todos confiesan su "gamarritis" compulsiva. Y es que Gamarra es la Quinta Avenida lorcha -con 14 mil tiendas a la redonda-, donde abundan los Giorgio André de Malambito, los Benetton de Chacra Ríos y los Jean Paul Gaultier bajopontinos. Hay ropa para todos y de todos los precios, gustos, colores, para escoger. Con 100 solcitos basta y sobra y te queda para el camote frito y la chicha morada.
Y es que la reforma no sólo se va a hacer a nivel de vereda, el tránsito también se lavará la cara y se reorganizará para evitar el caos vehicular que tanto dolor de cabeza le da a los primerizos transeúntes que van de compras a Gamarra, mientras que los peatones que circulan diariamente ya acostumbraron sus oídos a la contaminación sonora de la zona.
A raíz de esta medida, se ha destapado la olla de grillos que se cocinaba al interior de este megacentro comercial. Es increíble conocer toda la corrupción y los negociados que hacían bajo la mesa los mismos comerciantes coludidos con algunas autoridades distritales y policiales. Había hasta mafias de conexiones clandestinas y de veredas lotizadas, aplicadas por extorsionadoras empresas de seguridad que supuestamente resguardaban a los comerciantes.
La medida de darle un cambio radical -y no parchar- a Gamarra es positiva desde cualquier ángulo, pues estamos a puertas de celebrar las fiestas de fin de año y era notorio que era una bomba de tiempo a punto de estallar. El dantesco incendio en Mesa Redonda, en el 2001, donde murieron más de 500 personas, ronda la memoria de la gente como alma en pena.

La decisión de la comuna victoriana ahora es rechazada y cuestionada por un grupo de personas inmersas en esta colonia popular. Pero si queda claro que la cultura de prevención poco a poco está llegando a los rincones más populares. Si todo sale como está planificado y todos ponen de su parte, no hay duda que el emporio comercial de Gamarra podrá hacer realidad su sueño de ser en muy corto tiempo el Centro Latinoamericano de la Moda.